Se dice, se comenta, se rumorea

Me informan mis corresponsales en Madrid de lo siguiente, respecto al día de entrega de manuscritos para el Concurso internacional de relato Javier de Mier.

Diez eran diez los participantes del Javier de Mier de este año (XI edición), más los que se sumen ví­a emilio (y hayan mandado el cuento a tiempo). Este año somos menos de lo habitual, lo que significa menos competencia y menos bolsa para el ganador. Sin embargo, para ser un concurso autogestionado, nos parece estupendo estar celebrando la XI edición con brí­o juvenil y nuevas incorporaciones. La parte internacional creo que consiste en un@ participante italian@ y un@ participante canadiense y una tal habitante de La Pérfida nacida en Chamberí­. Tenemos tres flamantes nuevas incorporaciones que nos pueden arrebatar el suculento premio de ¡200! euros. Y que espero que tengan la suerte del/de la principiante y sigan en esto tan entusiastas como nosotr@s (esto lo dice mi corresponsal que es muy buen chico y les desea lo mejor; yo les deseo suerte, pero un poco menos que la que me deseo a mí­ misma ;-)).

En el encuentro en el DarBar hubo oportunidad de hablar de lo divino y lo humano con el nuevo fichaje italiano (¡hola, L.!) que nos contó que se va próximamente a Pisa a trabajar de traductora en un curso de teatro para, entre otros, alumn@s español@s y que entre los profesores del curso se encuentra el dramaturgo valenciano José Sanchis Sinisterra. Hablamos de “Ay Carmela”, “El cerco de Leningrado”, “El lector por horas” (curiosamente esta pieza habí­a sido la última lectura del curso de literatura que habí­a seguido L. en la Universidad Carlos III de Madrid). Alguien comentó que la obra “Caí­da y ascensión de la ciudad de Magahonny” de Brecht y Weill montada por Mario Gas en el Matadero no le habí­a gustado demasiado (pero como la ley de Murphy manda, nos hemos enterado una vez compradas las entradas ;-( Que hablando de teatro, nos informamos l@s un@s a l@s otr@s que los Cheek by Jowl, que están o acaban de pasar por el Barbican, traen Cymbelline de Shakespeare al Teatro Español y que va resultar muy difí­cil conseguir entradas porque hay mucha, muchí­sima demanda.
Además de hablar de teatro, tuvimos oportunidad de conocer a otra nueva incorporación al concurso (¡hola, amigo-de-Paco, bienvenido al Javier de Mier!). Cuando andábamos en estas tan “agustito” hubo una interrupción. Una llamada desde La Pérfida de una tal Elsinora Mi No Entender, creo que se apellidaba, informando de que ella no entender pero sí­ escribir, vamos que habí­a entregado en fecha por los pelos (para esto vale ir a buenas peluquerí­as, que luego los pelos no te fallan, esto lo dice la interrumpidora y autora del blog). La tal comunicante telefónica con tendencia a la perplejidad, continuó diciendo que faltará a la entrega de premios como también va a faltar Paco Cece. Éste porque se va al “Summercase” de Boadilla abandonándonos por unos grupos de desharrapados que dicen que cantan ;-)))). Elsinora porque está disfrutando de la Perfidia (la perfidia me pone, pero intentaré desperfidiarme y escaparme a Madrid para las votaciones del concurso, aclara la interesada; quien de hecho no recuerda haber dicho que no fuera a ir a la noche de las votaciones, pero quizá lo dijera y no lo recuerda… ha entrado en una edad difí­cil, seamos comprensivos).

Cuando í­bamos a analizar la cuadratura del cí­rculo, llegó la camarera y nos dijo que tení­an que cerrar y abandonamos el DarBar en el que habí­amos degustado sus tapas indias y el vino blanco, éste en exceso -alguno al llegar a casa sintió un deseo irresistible de ponerse de rodillas y abrazarse al inodoro- Y que con esto de que por fin ha llegado el verano a Madrid -momento que las masas esperaban ávidas de terraza, clara con limón, y tacos de jamón- encontrar taxi se habí­a convertido en misión imposible.

Ya para terminar, por no dejar la crónica sin una nota de color amarillo o rosa tan caro a los medios de comunicación españoles (agg), comentaremos un avistamiento curioso ocurrido justo antes de la entrega de cuentos. En el ciclo de Ópera contemporánea “Operad’hoy” (nombre más feo, por Dios) fueron avistados Esperanza Roy y el que parecí­a su marido, presenciando como si tal cosa la pieza de ópera contemporánea Zangezi, no siendo la primera vez que se los veí­a en tal hábitat o contexto músico-festivo, de lo que nuestro reportero deduce que a la supuesta pareja les pone la ópera contemporánea, si bien La Pérfida Elsinora apunta quizá la atracción de la rima Operad’hoy/Esperanza Roy, pero en fin, no le hagamos mucho caso, que está un poco senil con esto de su cambio de estado o de grupo demográfico, por no mencionar los tics que le haya podido dejar su paso por la prensa del corazón años ha.

———
Este post se lo dedico a Antoine, corresponsal de Mi no entender en Madrid y animador cultural del mundo mundial.

2 respuestas a «Se dice, se comenta, se rumorea»

  1. Muy buena la crónica. Anoche hubo entrega de los textos. Yo llegué tarde. Dos horas y cuarenta minutos, concretamente. ¡Y es que cuando me pongo divina…! Las razones son toda una historia, pero no es el caso. El caso, es que me lo pasé estupendamente la horita y media que restó de reunión. Volví­ a casa en taxi, que conseguí­ pillar uno cuando ya había desistido de ello y había iniciado ruta hacia no sabía muy bien donde, a la búsqueda de un búho. Lo de los taxis de madrugada en Madrid los fines de semana es una cosa imposible. En celebraciones del orgullo gay europeo, más. Pero un dí­a aciago terminó finalmente bien. ¿Y el de celebración de tu cumple?

  2. Pues en esas estamos, comprando bebidas, comida y demás para la celebración del cumple. Ya os contaré.
    A ver cuándo recibo yo los manuscritos (via email), por cierto.
    Besos

Los comentarios están cerrados.