Preparando el mutis

El relato de la graduación está en camino o, como dicen los castizos, “la están peinando”. Y como comentaba dí­as atrás, en cuanto quede cerrado ese capí­tulo mi intención es clausurar el blog. Por eso me inquieta que el post de la selección de artí­culos favoritos en plan “sumario antes de cierre” no haya recibido ningún comentario.

No es que esperara un ejército de lectores con lágrimas en los ojos y katanas sobre el vientre amenazando con matarse si cierro el blog, pero hombre/mujer, algún tipo de reacción de un puñado de lectores habituales (visibles o invisibles) no hubiera estado mal. Juro que aquí no se come a nadie por poner un comentario, positivo o negativo.

Pues eso, que aunque éste sea un blog más de lectores que de comentaristas, la falta de respuesta ante determinados post más intensos me deja con la sensación de estar hablando sola. No me parece mala costumbre esa de hablar sola (siempre que sea en privado y no haya loqueros en las cercaní­as), pero si ése fuera mi propósito no me pelearí­a con los trescientos comentarios de spam que recibo a diario ni me esforzaría por actualizar con regularidad ni por buscar tí­tulos con chispa (bueno, esto a lo mejor sí­ lo haría, que soy un público exigente incluso cuando hablo conmigo misma 🙂 ni de complementar la información con ví­nculos de actualidad… snif, snif.

En fin, amigos, ya sólo me queda recurrir al soborno: si me contestan les haré llegar unos cuantos gallifantes autografiados por Elsinora Bonasera. Es mi última oferta. 🙂

Cuí­dense.

Imprimir

5 respuestas a «Preparando el mutis»

  1. Puede que tu ordenador o el servidor o lo que sea te está boicoteando; a veces he contestado a tus textos pero no han llegado al ciberespacio; claro que también puede ser culpa de mi adsl. No sé. A lo mejor le ha pasado lo mismo a más lectores de tu blog. Y créeme, aprecio de veras tu esfuerzo por dar forma a tus vivencias londinenses. me has entretenido, me he divertido y de paso me he enterado de algunas expresiones y costumbres inglesas curiosas. Instruir deleitando, creo que se llama eso. Lo que me interesó menos (y perdona la impertinencia) fue lo de Pilates y eso. entiéndeme, no es que me dé igual tu salud, pero los métodos de gimnasia me dieron miedo. Parecí­an dolorosos

  2. Últimamente me boicotean el ciberespacio, los filtros antispam y hasta mis propias neuronas :-): guardadme el secreto, pero tras leer la noticia del suicidio de Wallace me dio por pensar que se trataba de Jonathan Franzen y una amiga fan de Franzen casi me “suicida” a mí­ al enterarse al dí­a siguiente de que lo habí­a llorado en balde. Tengo excusa, porque ando con un flemón y con la fiebre y eso se me nublan las ideas 🙂
    El filtro antispam del blog de hecho me ha borrado comentarios míos de respuesta a los vuestros… Voy a mirar con lupa el panel de moderación de ahora en adelante. Ya no migro a otra versión de WordPress porque para el poco tiempo que queda no merece la pena el lí­o.
    Y entiendo perfectamente que hay temas que interesan menos. A mí­ como lectora de blogs me pasa igual. Mi blog es bastante misceláneo y eso no le gusta a todo el mundo. Lo curioso es que lo que a uno le chifla es precisamente lo que le puede aburrir a otro. Eso da libertad al blogger, pero también le confunde.
    Gracias, Stacy, me queda muy claro que hay lectores atentos al otro lado de la pantalla 🙂

  3. Los hay, los hay: lectores atentos, digo. Por experiencia, sé que muchas veces, uno no escribe porque, como dijo aquel, “cuando no hay nada que decir, lo mejor es el silencio”.

    En todo caso, yo insisto: 1) es tu blog. Si te divierte, si te ayuda, si te anima, si te da ideas, fabuloso. Si sientes que has de cerrarlo, es tu decisión. Aunque nos guste a unos cuantos (el blog, no la decisión).

    En mi caso, muchas veces, no he leí­do más porque tengo la mala costumbre de decir: “ya lo haré como es debido, cuando tenga tiempo, y no es el caso”. Muchos de estos posts son para leer despacito, así­ que… si lo cierras, al menos, no hagas que desaparezca, y déjanos leerlos… con cariño 🙂

    De hecho, tengo pendiente responder a mis favoritos. Me lo apunto como tarea (placentera) para este finde, if possible ;-)) Hay otros comentarios que… te haré en privado 😉

  4. Jo, que bronca nos ha caído…
    Que no es fácil elegir, guapa, que son muchos y muy buenos…
    Si me fuerzas hay un par de ellos a los que tengo especial cariño por lo que me hicieron reir el año pasado: “Aceptamos Elsinora como pincho moruno” y “Humor sueco”; pero hay cientos que me han hecho desternillarme también y ahora no ubico.
    En en el “humor sueco” habrí­a también que conceder un gallifante o lo que sea a Teresa, por su comentario sobre su vecino Rabanal ¡Jehová¡ soooooooy yooooooooo! que es para nota.
    Y ahora retírame la bronca y dame un gallifante, o amenazo con hacer una sentada ante la entrada de mi curro por cerrar el blog.

  5. Así da gusto. Broncas más que retiradas 🙂 Aunque oye, Parianea, lo de tu sentada en la puerta del curro estoy segura de que daría publicidad al blog, y el número de visitas y de comentarios se incrementarí­a (imagen de Elsinora con el símbolo del dólar reflejado en los ojos, como en los dibujos animados). Ya sabes lo malas que son la egorías de los bloggers.
    En lo posible, el blog se quedará disponible en el ciberespacio.
    Besos para todos.

Los comentarios están cerrados.