Museo Carnavalet (una oferta que no podrás rechazar)

En Noticia de un asombro hablaba de tres ‘highlights’ parisinos, tres experiencias que me parecieron asombrosas. Una fue Roaratorio de Merce Cunningham, relatada en este post y ahora voy a hablar de otra oferta que no deberí­as rechazar si estás en Parí­s o cuando vayas.

El Carnavalet es un museo de la historia de Parí­s montado en un palacete magnífico en el barrio del Marais (uno de sus arquitectos fue Francois Mansart, el que da nombre a las mansardas o buhardillas y aquí­ vivió la Marquesa de Sevigny; historia completa del edificio en francés aquí. Tiene mucho para ver y para leer y la lástima para los no francófonos es que gran parte del texto sólo aparece en francés. A mí me encantó, especialmente la parte de la Revolución francesa y la época de la Comuna, porque está muy bien planteado, es muy completo y ambas épocas resultan apasionantes si se cuentan a partir de pequeños detalles. Véase un ejemplo. Me topé con un misterioso cartel de “pigeon voyageur” junto a una pluma gris; varias vitrinas más adelante encontré una explicación detallada del caso: la transmisión de noticias durante la época del sitio de Parí­s por el ejército prusiano en 1870 se hací­a mediante palomas mensajeras que transportaban reproducciones reducidas de noticias en negativos fotográficos (cada paloma podí­a transportar hasta 3000 despachos de una vez; después se proyectaban en una sala con cuatro escribanos que los transcribí­an; el museo está lleno de detalles de este tipo perfectamente explicados (si sabes francés). Todo lo que le faltaba al museo de las artes y las ciencias de explicación estaba aquí­ presente; es como si los franceses dominaran la historiografía pero no la explicación cientí­fica, o como si consideraran que la historia debe ser accesible para todo el mundo pero la ciencia no. También me pareció curiosa la habitación de Marcel Proust.