Cosas veredes

Espero que la falta de comentarios no se deba a que os dan yuyu las radiografí­as del post anterior sino más bien a que habéis andado enfrascados en las fascinantes elecciones al Parlamento Europeo, o en el festival Bollywood que habí­a estos dí­as en Lavapiés (que tuvo su gracia), o analizando cómo puede ser que el tiempo cambie de repente de forma tan radical y las calles se hayan llenado de abrigos de repente en pleno junio, o mejor aún escribiendo fantásticos cuentos para el Javier de Mier, porque ya sabéis que los comentarios son la salsa de los blogs y que animan mucho al blogger (uséase la misma Elsi que viste y calza). Porque si realmente os dieron yuyu o mal rollo las fotos-radiografí­as, tengo malas noticias para vosotros: vosotros también tenéis huesos por dentro… según recientes evidencias cientí­ficas, avaladas por figuras destacadas como el Doctor House o Gil Grissom de CSI 🙂

Por mi parte, no fui a votar básicamente porque algún cerebrito de la Agencia sigue pensando que estoy en Inglaterra, por más que haya escrito a la embajada de Londres comunicándoles que regresaba a Madrid y por más que acusaran recibo de mi carta justo después de que no pudiera votar en las elecciones anteriores por lo mismo. Me pondré ahora mismo a solucionar el asunto para poder votar la próxima vez.

La cuestión es que esta vez no me importó mucho no poder votar porque aquellos con los que simpatizo han hecho una campaña nefasta y faltona y aquellos con los que no simpatizo, pues eso, que no simpatizo (Ça va de soi, que dicen los franceses) y diréis que a qué viene tanto circunloquio, y tanta perí­frasis, pues la cosa es que no quiero que el blog se vuelva polí­tico, especialmente ahora que estoy tan saturada.

Y, bueno, parece que la crisis económica finalmente ha llegado a mi ámbito de carapantallismo. Un dí­a andas negociando duramente con tu jefe para que te posponga una entrega de texto traducido porque no tienes tiempo material para terminarlo con ese margen y al dí­a siguiente te dicen que han pospuesto el proyecto un año y que sueltes el boli (o la tecla) y aparques la historia unos meses (lo que supone aparcar las facturas/sueldo unos meses as well) porque no hay presupuesto.

Así­ que, en fin, cuando te dan una noticia como ésta respiras hondo según lo aprendido en las clases de yoga y relajación y te alegras de ser una pluriempleada, porque vale que eso supone semanas maratonianas y tal, pero al menos ahora cuando el proyecto gigante en el que andabas metido/a hace aguas, no te quedas mirando al techo (buscando el rastro de ese humo que les gusta vender a los que dedican profesionalmente a vender esa liviana materia) y con una mano delante y otra detrás (expresión que nunca he terminado de entender, pero que me da que ni es muy buena postura ni favorece demasiado). Y además ¿por qué quejarse, con la de tiempo libre que has ganado de repente, no?

Y sobre todo con la que está cayendo, que andan ofreciendo a los empleados de grandes bancos aceptar una reducción de sueldo del 70% hasta 2012 a cambio de guardarles el puesto hasta que amaine la cosa (artí­culo aquí­).

A continuación inserto un video de Youtube de lo más curioso que acabo de encontrar. En él aparece nuestro Grissom, es decir William Petersen, comentando sus ví­nculos con el Paí­s Vasco (lugar donde vivió dos años y donde nació su hija) y cantando una canción en euskera (además de varias frases en vasco).

Ya lo decí­a Don Quijote, “cosas veredes, Sancho”. Ver para creer, quién se lo iba a imaginar…

5 respuestas a «Cosas veredes»

  1. Pues sirva de salsilla para tu blog este comentario lleno de optimismo sobre los cambios que acontecen día a día. Porque nunca se sabe. Al fin y al cabo, se abren nuevas posibilidades, que antes no se habrí­an podido dar.
    PD: Muy bueno el video. Ya lo he mandado a unos amiguetes vascos a los que, cuanto menos, les resultará curioso.

  2. Así me gusta, Japogo, no sólo participativo sino también optimista 🙂 A ver si se me contagia ese optimismo…
    Y bueno lo del vídeo me dejó muy sorprendida. Fíjate que al principio pensé que era una coña, un montaje de algún cachondo mental. Pero no, se ve que es el Grissom genuino el que habla vasco y canta una nana…
    Y bueno, es verdad, trabajando la mitad puedo tener tiempo para escribir una novela fantástica… (se ve que el contagio ha empezado).

  3. ¿y la feria del libro? ¿no vas? ¿qué te has comprado o te gustarí­a comprar? ¿Quién es grissom? (A House le conozco). Yo sí­ pude votar y el espectáculo en mi colegio electoral, una vez más, bochornoso. Los más jóvenes ya no cumplían los treinta. Cinco monjas (¿pero es que hay conventos en mi barrio? y sí familias muy mayores (hijos sesentones y padres de más de ochenta). En tres casos vi claramente que la persona mayor no se enteraba de nada (una incluso gritó ¡Quiero irme a casa!, pero todos, cobardemente, miramos a otro lado)y los hijos, diligentes, ayudaban a sus papis a elegir el partido correcto y meter la papeleta (adivina cuál en madrid ciudad, barrio burgués). Entre las papeletas, habí­a de todo. Un montón de partidos raros y peregrinos. busqué sin éxito el de los panteras grises. Los interventores sí­ tení­an menos de treinta años, y como siempre, miraban con mal rollo a los votantes. ¿Es casualidad que los interventores donde arrasa el PP sean de IU o PSOE o son imaginaicones mías? Bueno, como estudio sociológico sobre intención de voto en un barrio pequeño burgués de toda la vida es suficiente. y da resultado coaccionar a viejos dementes: al día siguiente, el partido azul arrasó en madrid como hacía tiempo que no lo lograba. Y respecto a buscar participación en el blog, he comprobado lamentablemente que a la gente le mola la polémica, el cotilleo y la rumorologí­a. tal vez deberí­as emitir opiniones arbitrarias y a lo loco, como por ejemplo: “Pérez-reverte es un matón que no llega ni a juntaletras”, o bien Tomás Gómez es un lamentable nuevo rico y Güemes un ignorante desvergonzado (por dar palitroques a todos lados)y esperar pacientemente el aluvión de mensajes en contra o a favor. Lo que tú buscas, el punto medio, no existe en internet. Así que tú a lo tuyo, sigue en tu lí­nea, y si queires experimentar cómo se bloquea tu blog prueba a polemizar. Ya verás qué éxito. eso, sí­, comprobarás la cantidad de gente rara que hay dispuesta a insultar o ensalzar como si te conocieran de toda la vida.

  4. Gracias, Stacy, por tu comentario “meaty”, lleno de sustancia, vamos. (No te hacía en Madrid, sino en Barna, no sé por qué).
    No he ido a la Feria aún. Iré, si tengo un hueco en momento de afluencia no masiva (léase entre semana), y si no es así, no me importará no poder ir: mi “asunto” con los libros está más que cubierto con La Casa del Libro, Fnac, La Central del Reina Sofía, la nueva librería de la calle Prí­ncipe (Entresuelo creo que se llama) que abre el finde hasta tarde y Amazon.
    El domingo había una charla sobre traducción apetecible, pero era a las 11 de la mañana y pudo más el sueño.
    Ya postearé sobre la Feria, vaya o no vaya.
    Y tienes razón en que la polémica y la ofensa es lo que dan más comentarios a un sitio web, pero quiero creer que aún queda gente a la que simplemente le motiva comunicarse e intercambiar impresiones.

  5. Se me olvidaba. Gil Grissom es el jefe del turno de noche del CSI de Las Vegas, y el CSI en sí 🙂 significa Criminal Scene Investigation, un departamento de policía científica y forense que tiene unos aparatejos para los que la definición de las imágenes digitales, el pixelado y los tiempos de análisis de sustancias orgánicas e inorgánicas son algo así como mitos o leyendas urbanas.

    Vamos que si estornudas delante de ellos, con la babilla resultante pueden averiguar si te dieron el pecho o te criaron a biberón en menos que canta un gallo aunque seas un sesentón. O si alguien saca dinero de un cajero en un callejón mal iluminado pueden descubrir por la forma en que su rostro refleja la luz de la pantalla el tipo de cutis (que corresponde muy oportunamente a los descendientes de unos vikingos afincados en Winsconsin, genéticamente muy puros y fáciles de localizar), a quién votó en las elecciones anteriores y si es del Barça o del Madrid (esto debe ser por la sonrisa o el ceño fruncido, supongo).

    Hay otra versión de CSI en Miami, muy parecida pero con mucha playa, fiesta pija y mucho latino traficante de drogas (y un toque visual muy parecido a Corrupción en Miami/Miami Vice, ya que el productor es el mismo, creo; abusan de los filtros de color como rasgo distintivo; un poco como en Cuéntame pero en plan luminoso) y otra versión Nueva York, con tramas de lo más sofisticado y tecnología cuasi espacial y bonitas perspectivas de rascacielos de Manhattan.
    Este blog tiene una vinculación especial con CSI New York, ya que me apellido Bonasera, como una de las investigadoras de la serie.

Los comentarios están cerrados.