Se ha escrito un crimen – en la lengua de Molière

La primavera ya está aquí, y se acercan esos dos grandes acontecimientos literarios que son la Feria del Libro de Madrid, y el Javier de Mier :-).

A falta aún de las bases de nuestro estupendo concurso de cuentos me hago eco de las de otro, esta vez en francés. Se trata de escribir un cuento policiaco en francés que no supere las 15 páginas. Los autores deben ser estudiantes de francés con residencia en España, ya que el objetivo es promover el aprendizaje de esta lengua como segundo idioma.

Debería haber publicado las bases con más margen, pero he andado bastante liada; mis disculpas.

Aquí­ os dejo las bases, pero que no se me despisten los que no sepan francés, que el Javier de Mier está al caer: hay que ir pensando el tema y demás…

*************
Concours de la Nouvelle policière 2009

Règlement

Article 1 : objet du concours
Nous sommes un groupe de professeurs en formation de français langue étrangère (enseignement).
Nous organisons un concours intitulé : « Concours de la Nouvelle policière »
L’ objet du concours est d’ écrire une nouvelle sur le thème proposé. La nouvelle doit être écrite en français.
Ce concours, organisé par un groupe bénévole, est à  but non lucratif.
Article 2 : conditions de participation
Le concours est ouvert à  tous les étudiants de français langue étrangère vivant en Espagne et ayant un niveau B2/C1/C2 en français (selon le cadre européen commun de rèference pour les langues).
L’ écrit proposé doit obligatoirement contenir :
– un titre en première page,
– un texte dactylographié,
– format de police à  utiliser : taille 12 en Times New Roman ou Calibri par exemple,
– la nouvelle doit être reliée et paginée,
– la nouvelle ne doit pas dépasser 15 pages,
– la nouvelle peut-être envoyée sous format informatique (.doc ou .rtf) ou imprimée et envoyée par voie postale.
Article 3 : dates limites
Adresse d’ envoie de la nouvelle “ indiquez vos nom et adresse*:

PARLANT Julien
c/ M…
16002 Cuenca
Espagne
Ou à  l’adresse électronique suivante (objet du message : nouvelle policière):
nouvellepoliciere@gmail.com
La nouvelle devra être envoyée à  l’adresse indiquée avant le 06/04/2009.
Tout dossier reçu au delà  de cette date ne sera pas pris en compte.
Article 4 : Composition du jury
Le jury sera composé d’enseignants de français langue étrangère.
Article 5 : Critères d’appréciation
– Respect des consignes de présentation.
– Respect du sujet : écrire une nouvelle policière.
– Cohérence interne dans le récit.
– Respect de l’orthographe et de la grammaire française.
– Originalité.
Article 6 : Prix
La nouvelle du ou des gagnant(s) sera publiée sur le site internet du concours et ils recevront un ouvrage.
En participant au concours vous acceptez que votre nouvelle soit utilisée par l’organisateur pour être publiée sur internet.
Les auteurs des nouvelles publiées par l’organisateur ne pourront prétendre à  aucune forme de rémunération.
Article 7 : Résultats
Date de rendu des résultats : le 6 juin 2009.
La liste des lauréats sera disponible sur le site internet du concours : http://web.me.com/concoursnouvelle/Site/Bienvenue.html

Pour plus d’informations ou questions,
Contactez :
Julien, Céline ou Isabelle à  l’adresse suivante (objet du message : information) : nouvellepoliciere@gmail.com

* Ces données ne seront pas conservées et utilisées uniquement pour l’envoi des prix.

************

Allez-y! Bon courage!

Otros que tampoco entender

La confusión no es patrimonio de nadie en especial, sino más bien un estado muy extendido, por lo que se ve.

El otro día en una librería de lance localicé un libro titulado “Confesiones de una norteamericana en apuros“, firmado por Kim Bradley y editado por Planeta. El texto da cuenta de las peripecias de una norteamericana en España (Madrid y Barcelona, sobre todo) en clave perplejo-humorí­stica, por medio de una estructura de emails intercambiados entre el personaje, su familia y algunos amigos. No me lo he terminado aún, razón por la que no me puedo pronunciar sobre su calidad literaria o global, pero lo que he visto por ahora me anima a seguir leyendo, pese a que parece un texto irregular.

Entre los momentos más graciosos está el primer capítulo, que recoge la experiencia en una farmacia madrileña donde Naomi pide “algo lí­quido para contactos muy duros“, ante el estupor de la boticaria, una señora mayor de rostro severo. Lo que en realidad querí­a Naomi era simplemente lí­quido/solución humectante para las lentillas, pero como sus lentillas son semipermeables quiere asegurarse de que no le den líquido para lentillas blandas. (En inglés, para quien le interese saberlo sería “wetting solution for contact lenses”; según recoge el propio libro).

Tiene otros capítulos dedicados a la academia de español a la que acude en la Puerta del Sol, a sus profesores más o menos inútiles, sus compañeros de diversa procedencia y las disquisiciones del grupo de estudiantes en la taberna de turno sobre cuál es el verbo correcto a utilizar a la hora de pedir y la base filológica para ello (¿Será elijo? No, es escojo. No, será “tomaré”) y el camarero mientras esperando a que los plastas de los guiris se decidan de una vez.

En todo caso, independientemente del sabor que me quede del libro una vez leído entero, es un ejercicio saludable éste de verse a través de la óptica de un extranjero y sobre todo con el filtro del humor. A quienes les tiente la idea, el libro clásico del género es “La tesis de Nancy” de Ramón J. Sender, obra que en su momento me encantó y cuyo espíritu impregna muchos de los post de este blog.

Seguiremos informando…

Qué cosas inventa el hombre blanco (parte II)

O El pequeño saltamontes lo sopesa con sendos dos brazos superiores

Viene de aquí­.

La semana siguiente descubrirí­a que aquel grupito que localicé no tení­a nada que ver con el Falun Gong, salvo quizá la indumentaria y el origen oriental.

El patinazo virtual del domingo me hizo planear con más cuidado mi siguiente incursión en el apasionante mundo del Falun Gong, disciplina prohibida hoy por hoy en China. Básicamente, le puse un mensaje El chino que me achuchó comentándole quién era y que querí­a sumarme al grupo de practicantes, y preguntándole en qué parte del Retiro se reuní­an. Me contestó muy cordial que se reuní­an en la plaza del General Martí­nez Campos, muy cerca del metro Ibiza, y cerca del Florida Park, a eso de las 12. Pensé que mi contacto andaba tan despistado como yo respecto al Retiro, porque la única dirección de Madrid que yo conozco que incluye Martí­nez Campos está en Iglesia y no en Retiro.

Saltamontes en hoja
Dominic Alberts – Pixabay

Imaginé que habí­a cambiado un general por otro (siendo chino no parecí­a un error improbable) y me puse a tratar de localizar el general correcto en las inmediaciones del parque y cerca de la boca de metro mencionada. Google y el callejero tradicional que tení­a en casa tampoco recogí­an esa supuesta plaza, ni ninguna que incluyera un general, pero a cambio sí­ pude localizar el Florida Park.

La cosa es que finalmente llegué al lugar correcto, otra vez sin bolso ni nada aparatoso, con mi camiseta térmica y mis leotardos debajo del chándal y eso sí­, con gorro, bufanda y guantes y un poco de retraso. Dejando atrás dos vacas de la Cow Parade, entré por la puerta que daba a Menéndez Pelayo y encontré pronto el lugar, que efectivamente se llamaba Plaza del General Martí­nez Campos, pero como ocurre con la mayor parte de calles y plazas del Retiro, no aparece reflejada en los planos. Habí­a un grupito de unas doce o quince personas y junto a ellas, en el suelo, unos cartelitos con información sobre el movimiento del Falun Gong o Falún Dafa (que es su nombre en chino) y las persecuciones de las que ha sido objeto, etc. Además, habí­a un chico que repartí­a folletos y sonaba una música china extraña en un radiocasete puesto sobre el suelo. Digamos que el ambiente tení­a un punto de Hare Christna, hare hare, pero sin pastelitos, sin calvos y sin crótalos o chinchines, que es como se llaman esos platillos que entrechocan de manera tan molesta si mis conocimientos de música de quinto de EGB no me fallan.

Fuente del Retiro de Madrid
Armengual2 – Pixabay

Escaneé el grupito en busca de mi contacto, pero no le vi. En la cabeza de la formación habí­a un chino de unos treinta y tantos frente a una señora rubia a la que estaba instruyendo. Al verme escrutando al personal, el chico que repartí­a los folletos se acercó a mí­. Le pregunté si mi conocido habí­a venido, me dijo que no, pero que si vení­a a practicar por primera vez, me pusiera al lado de la señora rubia. Así­ lo hice. El chino, que iba vestido con colores oscuros y que era más alto y menos fuerte que mi contacto, permanecí­a de pie, con los ojos cerrados y la señora iba imitando sus movimientos con pericia relativa.

Pensando en que en algún momento el instructor/practicante chino tendrí­a que abrir los ojos me pregunté qué efecto podrí­a tener sobre su flujo de chi (energí­a) el encontrarse de repente frente a él un pasmarote desconocido vestido de rojo que le miraba muy fijamente. El hecho ocurrió un poco después, y me dio la sensación de que tardó en procesar la información. Un punto negativo, porque al menos en el Chikung los expertos sostienen que la práctica proporciona un estado de atención relajada que permite estar muy consciente de todo pero con tranquilidad, merced a la activación de un tipo de ondas cerebrales, las ondas theta.

El par de dos del profe y la rubia estaban haciendo una de las repeticiones del primer movimiento, llamado Abrir todos los canales, según me explicarí­a un poco después el profe. Como alumna aplicada que soy, habí­a leí­do algo sobre los ejercicios en casa y recordaba el nombre de la primera postura. La página web del movimiento te permite descargarte dos libros fundamentales en pdf gratis (ya que el autor ha cedido los derechos). La cuestión es que la versión en español es un poco extraña, seguramente porque la traducción la han hecho voluntarios, probablemente de habla inglesa, y recuerdo que la ví­spera a mi madre y a mí­ nos habí­a hecho mucha gracia la parte en que se explicaba que habí­a que levantar ambos brazos superiores.

Acupuntura
Acupuncture Box – Pixabay

Yo supuse que el error provendrí­a de que el original inglés dijese limbs (miembros, u órganos, según el contexto), pero mi madre, más festiva y multicultural que yo, dijo que quizá los chinos pensaran como los hindúes que ciertas divinidades tienen siete u ocho brazos y que realmente se referí­an a los brazos superiores. Me acordé vagamente del episodio de “Siete vidas” donde repiten hasta la saciedad eso de “sendas dos rubias” y me quedé “sopesándolo” (coletilla de otro capí­tulo), pero me dije que con tanto recuerdo nunca conseguirí­a introducirme en esto del Falun Gong.

Me entregué a la apertura de canales con energí­a…

Continúa aquí

_____
Nota: la construcción “sendas dos rubias” es incorrecta en castellano. Tengo la impresión de que la expresión errónea deriva del “both” inglés (amb@s, l@s dos) porque con frecuencia lo veo o lo oigo mal traducido, aunque también podrí­a ser una simple ocurrencia del guionista de “Siete vidas”. Sea como fuere, esta palabra se utiliza mal muy a menudo. Como muchos sabéis, “send@s” significa “un@ a cada un@”, como en “les dio sendas bofetadas a sus hijas, por haber estado molestando a Elsinora durante toda la práctica”, es decir que le dio una bofetada a cada una. La frase siguiente deberí­a señalar que al golpearlas en público el progenitor o la progenitora se compró un pase para la cárcel… como le pasó a esa madre andaluza… pero en fin eso ya es otro tema que nos apartarí­a de nuestras “sendas” (dos) gramaticales.

Perplejidad en las pantallas

Se ve que la perplejidad se ha convertido en un fenómeno muy extendido. Por ejemplo, mi amiga Elena Alemany ha recogido un par de frases curiosas de la televisión y el cine en su blog que merecen un gran MI NO ENTENDER, con idea de enriquecerlas con las aportaciones de los lectores. Os remito al post “El estilismo de los linces y vaqueros de vanguardia” para que le echéis un vistazo y sugiráis algo, en el caso de que se os ocurra.

¿Estudias o trabajas?

-¿Profesión?
-Editora freelance.
-¿Qué?
-Soy editora freelance, y también traductora.
-¿Editora freelander? ¿Qué hace una editora? ¿Y una freelander?
-Una editora o un editor preparan originales o revisan maquetas para su publicación. Los freelance son…

La expresión de la oficinista es un cromo. Parece el anagrama del blog: lleva el “Mi no entender” dibujado en la cara. Baja la mirada al impreso que está rellenando, una formalidad administrativa. Recorre las opciones para rellenar la casilla de marras, con dudoso éxito.

-O sea, estudiante.
-Nunca he dejado de estudiar, pero, en realidad, yo…
-O sea, que estás en paro.

Jurarí­a que estar en paro es incompatible con trabajar unas ocho horas al día, me digo a mí misma mientras siento que la cara me empieza a arder. Si fuera la primera vez, me chocarí­a, me divertirí­a o al menos me sorprendería, pero la verdad es que empiezo a estar harta de que en España nadie sepa qué es un editor y que aún menos personas sepan qué es ser freelance.

En momentos así­ siempre me acuerdo de que en Londres era mucho más común y que incluso la casera de una amiga mía era óptica freelance y que ganaba una pasta. El cuerpo me pide guerra, porque estoy harta de que la gente asocie el trabajar en casa con el no trabajar, o el horario flexible con las vacaciones perpetuas, por más que en las épocas de mucho follón seas la única pringada que se pasa el fin de semana y las fiestas de guardar trabajando a destajo.

Y también estoy harta de llevar trece años currando y que aún me vengan con que si soy estudiante sólo porque la gente sólo reconoce como currantes a los oficinistas. Pero siguiendo los consejos de los libros de gestión de la ansiedad que he leí­do en mi vida de parada ociosa/estudiante respiro hondo un par de veces (respiración abdominal, que se llama) y me digo a mí­ misma que de qué servirí­a montarle un pollo a esta pobre disléxica, que la gente seguirí­a sin saber qué narices es un editor freelance, o un editor a secas y sin respetar los trabajos que se salen de lo común y tiro de flema británica.

-Si no te aparece “Editora Freelander 4×4”, pon estudiante. Siempre he sido una todoterreno -le digo sonriendo, consciente de que no ha pillado la broma.
-¿Dirección?

Siento la tentación de darle las señas de mi garaje, en plan, “¿pues donde va a vivir una editora Freelander sino en un garaje?” Pero no quiero tentar a la suerte, ya que la falta de luces suele ir unida a falta de sentido del humor. También se me ocurre que podría contestarle que vivo en la Biblioteca Nacional, como estudiante en paro que soy, pero al final contesto en plan pragmático y me voy, tratando de sacar la parte positiva del asunto y que no es otra que aún no parezco una vieja pelleja y por eso me van poniendo el cartel de estudiante por todas partes…

(Este post va dedicado a todos los que tienen profesiones “raras”, con “poco fundamento”, propias de hippies, o que nadie sabe en qué consisten…).