¿Nunca segundas partes fueron buenas?

Dice el refrán que nunca segundas partes fueron buenas y supongo que eso se podrí­a aplicar a la segunda nevada en pocos días. Ya no tiene tanta gracia… diríase que la magia se ha perdido. Cuando algo se convierte en costumbre pierde su factor sorpresa y su potencia, como ya señalaron los griegos siglos atrás en sus tratados de retórica al distinguir entre ethos y pathos. O dicho de otro modo más contemporáneo: ¿a quién le fascinaría una magia que funcionara de 8 a 3 de lunes a viernes? Afortunadamente esta vez parece que la nevada va a ser más leve.
Lo curioso de los refranes es que la mayor parte de ellos tienen uno que dice justo lo contrario, así­ que además de lo de las segundas partes también se podrí­a decir que “Año de nieves, año de bienes”. Nos quedamos con este último refrán, empeñados como estamos en seguir viendo el vaso medio lleno y no gotas que colman vasos.

Una respuesta a «¿Nunca segundas partes fueron buenas?»

Los comentarios están cerrados.