Antes muerta que chinchilla

Sus caras se asoman sobre el capó abierto mientras encienden una herramienta que hace un ruido infernal. Lo malo es que lo que está debajo del capó en realidad es mi boca y los “mecánicos” son mi dentista y su ayudante. Uno pensaría que un momento tan intenso en el que un simple despiste te puede llevar a poner la fresadora sobre la lengua o el diente equivocado es una situación que requiere toda su atención

Continuar leyendo “Antes muerta que chinchilla”

La ballena contra los malvados anacolutos

Si se me ocurre cerrar los ojos por un instante pasan dos cosas. La primera es la invasión de sonidos: mis oídos se llenan de carcajadas, oigo a gente chasquear la lengua, abrir latas de refrescos, teclear mensajes en su móvil, hablar por teléfono, farfullir y mascullar “qué mierda” y otros tacos, oigo a alguien sorber y a alguien masticar kikos y patatas fritas ruidosamente. Mi nariz se llena de olor a kikos y pipas rancias.

bolsa de patatas fritas

Continuar leyendo “La ballena contra los malvados anacolutos”

¿Es un pájaro, es un avión? No, ¡es un anacoluto!

¿Es un pájaro, es un avión? No, ¡es un anacoluto!

¿Cómo saber que te encuentras ante un verdadero anacoluto? Es fácil. Cuando estás en clase con uno de estos curiosos especímenes, cada cierto tiempo suena una campana indicando que alguno ha recibido un mensaje. Cada cierto tiempo le suena el móvil a algún ejemplar y el anacoluto sale del aula para seguir hablando. Es característico además de los representantes de esta especie que no estimen necesario localizar el móvil cuanto antes ni por supuesto abandonar el aula rápidamente, sino que más bien encuentren divertido llenar de ruido la clase.

Redes sociales en el móvil

Continuar leyendo “¿Es un pájaro, es un avión? No, ¡es un anacoluto!”

Curvas Bézier, mindfulness y anacolutos

Dicen los orientales que la atención y la intención lo rigen todo y que sabiéndolas gestionar se puede conseguir cualquier cosa. Así que me siento, abro el ordenador, cojo cuaderno y boli y me dispongo a centrar mi atención en la clase con toda mi intención puesta en ello. Enfoco al profesor y a la pantalla del proyector como si no hubiera mañana. Todo a rojo y par y que se acabe el mundo.

Continuar leyendo “Curvas Bézier, mindfulness y anacolutos”

Elsinora contra los (malvados) anacolutos I

Hoy mi perplejidad ha vuelto a niveles de cuando vivía en la Pérfida, así que ahí va esta crónica perpleja desde la ardiente piel de toro.

Hace unos meses empecé un curso bastante peculiar. Tiene que ver con el mundo del diseño y las artes gráficas y me ha permitido conocer la existencia de muchas cosas que desconocía y sobre todo, me ha puesto en contacto con unos seres extraños llamados anacolutos.

Continuar leyendo “Elsinora contra los (malvados) anacolutos I”