El entrenador ayudante en formación

-         Más intensidad y calidad en entrenamientos. Mayor control del trabajo de los jugadores. Centrándonos cada uno en un aspecto. Por ejemplo en que determinados jugadores/as cierren el rebote.

-         Mayor seguridad en el entrenamiento. Es mucho más fácil, controlar situaciones que puedan afectar a la seguridad del entrenamiento, y detectar y tratar de la manera adecuada las posibles lesiones de los jugadores.

-         Mayor rendimiento y consistencia en la dirección de partidos. Los entrenadores como personas que son tienen una capacidad de atención y energía limitadas. Así primero repartiendo tareas: temas administrativos, calentamiento, aspectos tácticos particulares, estado anímico de los jugadores, lesiones fortuitas y segundo teniendo los dos una idea global de lo que sucede en el partido hará que la asunción de decisiones tácticas sea más ponderada y más creativa.

-         Todos los jugadores tienen un día malo, a todos los equipos les entra una pájara  en algún partido y reconozcámoslo a todos los entrenadores también nos pasa; si tenemos un ayudante leal, capaz y acostumbrado a asumir responsabilidades, puede que la pájara sea mínima y puede que él con su fuerza levante al otro entrenador y al equipo.

-         Lectura y proposición de diferentes situaciones tácticas. 4 ojos ven más que 2. En los partidos, en el entrenamiento, en la planificación. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *